Newsletter

:

La Asociación Uruguaya de Ciencia Política lamenta el fallecimiento de Ernesto Laclau. En su memoria, compartimos el siguiente texto escrito por Francisco Panizza.

Ernesto Laclau, in memoriam

Ernesto Laclau que nació en Argentina en 1935, estudió en Argentina, Francia e Inglaterra, trabajó en Inglaterra la mayor parte de su vida adulta y murió repentinamente el pasado mes de abril en Sevilla, España, fue uno de los más originales y brillantes teóricos políticos de las sociedades contemporáneas. En un mundo en que las ciencias sociales están cada vez más dominadas por métodos formales de análisis cuantitativos de las instituciones políticas Laclau dedicó la mayor parte de su obra al estudio del discurso político y su impacto en la construcción de hegemonía.

La primera obra que lo hizo destacar fue una colección de ensayos publicados a fines de los años 70 bajo el titulo de Política e Ideología en la Teoría Marxista. Capitalismo, Fascismo y Populismo. Como el titulo lo indica, Laclau estaba fuertemente influenciado por la teoría marxista, especialmente su variable estructuralista ligada a la escuela francesa de Louis Althusser y Nikos Poulantzas. Se destaca en esa colección de ensayos su estudio del populismo, que se constituiría en su principal tema de estudio en una carrera académica de más de 50 años. Aunque a lo largo del tiempo fue cambiando y refinando su análisis del populismo, las bases de su análisis siguieron fieles a sus intuiciones originales: el populismo como un fenómeno de construcción del pueblo como actor político en base a la simplificación discursiva del espacio político en el antagonismo entre el pueblo y sus opresores; el papel del líder como espacio de identificación de identidades populares heterogéneas; la ruptura populista como condición para la construcción de ordenes políticos más inclusivos en sociedades donde las instituciones son incapaces de representar a los sectores populares.

En sus obras posteriores Laclau fue alejándose del marxismo estructuralista e incorporando los aportes de Gramsci a una lectura renovada y original de la teoría de la hegemonía. Este aporte se ve reflejado en lo que muchos consideran su obra más importante, Hegemonía y Estrategia Socialista co-escrito con quien fuera su esposa Chantal Mouffe. Publicado en Londres en 1985 y traducido a las principales lenguas del mundo, el libro se volvió una referencia fundamental para la conceptualización de la democracia radical. Es en ese libro que Laclau y Mouffe elaboran su teoría de la hegemonía y la ponen al servicio de la reconceptualización de lo que significan las luchas por la democracia en un mundo en el que nuevos actores sociales hacían cada vez más difícil el entender la política puramente en términos de lucha de clases.

Es imposible hacer justicia en unas pocas líneas a la riquísima producción académica de Laclau que continuó activo hasta el momento mismo de su muerte. Con el tiempo fue alejándose cada vez más del marxismo e identificándose con lo que se podría llamar como las teorías post-estructuralistas de la sociedad. Tal vez la mejor síntesis de su obra se encuentre en su libro La Razón Populista publicado originariamente en inglés (On Populist Reason) en 2005 y traducido a varios idiomas. Lo que impresiona de este libro es la erudición histórica de Laclau así como su capacidad de articular una variedad de influencias intelectuales muy distintas que van desde el psicoanálisis a la teoría lingüística pasando por la teoría política al servicio de un pensamiento tan original como lógicamente riguroso. Es precisamente este rigor lógico el que hace sus argumentos claros y fáciles de entender contra lo que alegan algunos que tal vez no hayan leído sus obras con la suficiente atención.

En los últimos años Laclau tuvo un fuerte impacto en el debate político en Argentina como un intelectual del kirchnerismo. En una sociedad fuertemente polarizada su defensa incondicional del kirchnerismo le atrajo fuertes críticas de algunos de los más destacados politólogos argentinos. Algunas de esas críticas señalan no sin razón las debilidades de la relación que Laclau establece entre populismo y política, y populismo y democracia. Pero las diferencias políticas que se puedan tener con las posiciones de Laclau sobre la política argentina contemporánea no pueden ni deben opacar la apreciación de un riquísimo legado intelectual que tiene como principal referente la llamada Escuela de Essex de análisis de discurso.

Compartir